Francisco Martín, en su visita a la cueva de Sopeña (Salitre II), acompañado del alcalde, Tarsicio Gómez, y la guía Paula Miera.

El Alto Miera reivindica el enorme potencial de su anillo artístico y arqueológico

Cantabria 11/02/2017 17:46 |0

El consejero de Turismo visitó las cuevas y mostró su interés por dar a conocer el patrimonio natural y cultural del valle aún muy «desconocido»

Algo se empieza a mover en Miera para reivindicar el reconocimiento público de los tesoros que encierra este territorio, que insiste en mostrar al mundo su potencial como marca turística. El alcalde de Miera, Tarsicio Gómez, aprovechaba ayer la visita al municipio del consejero de Turismo, Francisco Martín, para reclamar la atención del Ejecutivo cántabro sobre la puesta en valor del «anillo artístico y arqueológico del Alto Miera», donde destacó, entre otros atractivos, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (BIC) y la primera necrópolis descubierta en Cantabria de la Edad de Hierro en El Puyo, una zona también protegida y de alto valor arqueológico, además del resto de la red de cuevas prehistóricas locales.

Tras la visita a Sopeña –una cavidad abierta al público que reproduce al natural el yacimiento prehistórico paleolítico del Salitre– Martín coincidió con el regidor sobre el «enorme potencial turístico y cultural» que posee el municipio de Miera y todo el entorno, resaltando no sólo sus tesoros arqueológicos y vestigios prehistóricos, sino también su historia, etnografía y, sobre todo, el interés geológico y paisajístico, «tan desconocido incluso para la mayor parte de los cántabros», quiso destacar.

Según explicó el Gobierno en un comunicado, ya ha comenzado a potenciar esta zona con distintas actuaciones y puso como ejemplo al Ecomuseo Alto Miera, dirigido por Nuria San Millán y situado al lado de la iglesia, que alberga la exposición permanente ‘Miera y los merachos: de los inicios al futuro’, un buen punto de partida para recorrer el resto del valle.

Sin tiempo para recorrer todo el territorio meracho, el consejero fue informado de la importancia histórica de la iglesia de Santa María, que se alza sobre un monasterio medieval del siglo XI que fue centro religioso del alto Miera. El alcalde también invitó a Martín a conocer el viejo molino harinero del siglo XVIII, ubicado a la orilla del río Miera, cerca del cruce de la carretera que sube hasta La Cárcoba, con el fin de plantear su restauración futura.

Sopeña

Martín, acompañado por el alcalde y la guía turística Paula Ríos, tuvo tiempo para visitar la Cueva de Sopeña (Salitre II), ubicada a unos 4 kilómetros del museo en La Cárcoba, donde puede apreciarse la recreación de la vida y costumbres del hombre del Paleolítico, además de conocer las técnicas de pintura que se empleaban, con las estalactitas, estalagmitas y coladas, las réplicas de las pinturas rupestres originales de la cueva de El Salitre que se protegen de las visitas del público. Esta cavidad es una especie de neocueva al natural con un auténtico valor rupestre y prehistórico ya que alberga también yacimientos como son las huellas del paso del oso cavernario, además de otros restos del paso de los primitivos merachos.

Junto al Salitre, el yacimiento funerario de El Puyo es otro de los atractivos, sin olvidar los ingenios hidráulicos del XVII, vinculados al influjo de la Real Fábrica de Artillería de La Cavada.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELDIARIOMONTANES

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x