Vecinos de Maliaño batallan sin éxito contra el ruido desde hace una década

camargo 14/02/2017 08:14 |0

Los afectados llevan años esperando que Fomento instale unas barreras acústicas entre sus casas y la S-10 para limitar el sonido derivado del tráfico

Una compañía inesperada y con la que varios residentes de Maliaño llevan lidiando más de una década a la espera de que la Administración les dé una solución definitiva. Ruido. Un molesto vecino que no descansa con independencia de la hora del día o la estación del año y que trae por la calle de la amargura a los propietarios de la urbanización Residencial María Cristina. Los decibelios generados por el tráfico que transcurre por la Autovía S-10, a escasos metros de sus casas, se han convertido en una ‘condena’ que prácticamente arrancó en 2005, cuando se instalaron los primeros vecinos. Desde entonces, una multitud de solicitudes y peticiones para que se instalen unos paneles que absorban el estruendo de los vehículos, petición que todavía está a la espera de que el Ministerio de Fomento consigne una partida presupuestaria para acometer la actuación.

"Primero recurrimos al Ayuntamiento, pero nos dijeron que la competencia es de Fomento. Lo último que sabemos es que la instalación de los paneles está aprobada, pero todavía no se sabe nada del presupuesto. Esta obra no cuesta apenas dinero, pero llevamos años así", explican los afectados.

Las gestiones entre Consistorio y Ministerio ya fueron intensas las dos legislaturas anteriores, cuando la Casona camarguesa, tras recibir un escrito de los vecinos, urgió a Madrid a que colocará las anheladas pantallas acústicas.

Hasta el Defensor del Pueblo se ha visto obligado a intervenir para interesarse por la situación de una zona que ya era calificada en 2006 como "prioritaria" a tenor de lo recogido en los mapas de ruido elaborados por la Dirección General de Carreteras. Vistas las quejas de los residentes, el proyecto para la construcción de los paneles se aprobó en 2008.

La última noticia del Defensor data de hace poco, del pasado enero. La entidad se puso en contacto con la Secretaría de Estado de Infraestructuras, que abundó en el argumentario de los últimos años. El plan para la construcción de las barreras está disponible y tan solo resta que la disponibilidad presupuestaria permita sacarlo a licitación. Fomento, una vez más, no ofrece fechas para pasar de los planos a la realidad.

Límites superados

Los propietarios de Residencial María Cristina encargaron un informe pericial para comprobar si estaban padeciendo más ruidos de los que la legislación permite y, por tanto, la Administración estaría obligada a intervenir de forma diligente para poner fin al problema.

El estudio, fechado en 2014, vino a poner negro sobre blanco las sospechas vecinales y acreditó que los límites se superaban con motivo de la circulación que discurre por la S-10. En consecuencia, se urgía a aplicar las medidas correctoras. Más de dos años después todavía no se ha dado el anhelado paso.

"Diríamos que te acostumbras, pero no es así. Da igual que sea de día o de noche, nunca para", lamentan los damnificados.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELDIARIOMONTANES

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x