Cada 18 minutos alguien sufre un accidente de 'chapa y pintura'

cantabria 09/02/2017 08:08 |0

La siniestralidad leve aumenta en todas las comunidades salvo en Cantabria, la tercera en la que es más complicado conducir, según las aseguradoras

El 8 de agosto coger el coche no fue una buena idea. Cayó en lunes y verano. Mala cosa. Fue el día en el que más accidentes leves de tráfico se registraron en Cantabria en todo el año pasado. Lo que las aseguradoras llaman golpes de chapa. En esa fecha, en concreto, fueron 162. Cuando está cerca el fin de semana –por detrás o por delante–, la cosa se pone peor. Influye, lo dicen los datos. Lunes y viernes son más propensos para el golpe. Y en verano, aquí, más todavía. El informe anual de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa es la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) destaca que Cantabria fue la única comunidad autónoma en todo el país en la que se redujeron este tipo de siniestros (una bajada mínima del 0,3%, pero bajada al fin y al cabo). Pero la letra pequeña del documento deja claro que, si se ponen los accidentes en relación con el número de habitantes de cada zona, aquí resulta "complicado conducir". Tanto, que sólo en Melilla y Baleares es más difícil.

cinco datos

Las claves

El total del año

28.632 accidentes leves o golpes de chapa se registraron en Cantabria a lo largo de 2016, una cifra que supone un descenso del 0,3% con respecto al año pasado.

Agosto, el peor mes

3.057 siniestros hubo en agosto, el mes en el que se producen más en Cantabria, a diferencia de lo que ocurre como media en el conjunto del país.

La peligrosa proporción

4.922 accidentes de este tipo calculados por cada 100.000 habitantes. Eso supone que Cantabria es la tercera comunidad más "complicada para conducir".

Los viernes

93 golpes de chapa se produjeron, como media, los viernes, el día de la semana en el que más se producen junto a los lunes (90). Los domingos bajan hasta 50.

El día negro de 2016

162 fue el día del año en el que más sucesos de este tipo se produjeron. Fue el 8 de agosto, un lunes. El segundo fue el 18 de julio (otro lunes), con 137.

Los seguros tienen muy medidos los accidentes. Les va el negocio en ello. De los datos de su informe anual se puede deducir que en la región se produjo un siniestro leve –sin heridos– cada 18 minutos y 21 segundos durante el pasado año (en el País Vasco, por ejemplo, hubo uno cada seis minutos). Cada territorio tiene sus particularidades en este asunto. "Los periodos vacacionales presentan menos siniestros. Esto se debe a que los golpes de chapa suelen ser resultado del tráfico urbano y este se hace menos denso en los momentos de descanso", dice el informe como conclusión general. Madrid se vacía, cuentan siempre. Pero eso aquí no sirve. Entre los diez días más conflictivos del pasado año nueve fueron en julio y agosto (el que queda es de junio, el mes más problemático si se toma como referencia el dato del conjunto del país). El promedio histórico –con mediciones realizadas desde 1999 hasta la actualidad– deja claro que los dos meses más vacacionales son los de más golpes en Cantabria. Por contra, enero y febrero son los periodos más tranquilos del calendario para conducir (seguidos de septiembre, lo que confirma esa idea del ‘vacío’ tras la vorágine de agosto y la despedida de los turistas de la región en el noveno mes).

Por días

Como media, durante 2016, se produjeron en la región 78 golpes de chapa diarios. Los datos dejan claro que el fin de semana es mucho más tranquilo hasta el punto de que los accidentes de un domingo son casi la mitad que los de un viernes. Esa tendencia sí que coincide –es lógico por la necesidad– con la de toda España. "El viernes es la jornada con más golpes de chapa en las ciudades. De media, se produjeron 6.073 siniestros en 2016. Le sigue el lunes, con 5.942 golpes. Las colisiones caen a plomo en el fin de semana, hasta tocar un mínimo de 2.811 de media cada domingo", según comentan desde Unespa.

¿Y qué tal fue el 2016 en relación a otros años? Además del dato genérico de una reducción del 0,3% respecto a 2015, el informe muestra que esa ligera mejoría se fraguó sobre todo con reducciones significativas respecto al año anterior en marzo y diciembre. Estuvo, en general, entre los periodos ‘favorables’ del balance (está por debajo de la tasa promedio de la serie). "A pesar del incremento de la siniestralidad en prácticamente toda España, el ejercicio 2016 fue relativamente benigno si se compara con la media histórica". Sobre todo, si los datos se comparan con los de las épocas de bonanza económica. Justo antes del estallido de la crisis, en 2007, el número de siniestros en Cantabria fue de 34.349. O sea, casi un 17% más que ahora.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELDIARIOMONTANES

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x