Una partida de ajedrez entre el comunismo y el capitalismo

Santander 09/01/2017 17:50 |0

El dramaturgo Juan Mayorga vuelve a Santander para poner sobre las tablas del Palacio de Festivales 'Reikiavik', un montaje sobre la Guerra Fría

El mundo de la Guerra Fría, el capitalismo y el comunismo, pero también del juego teatral y de hombres que viven la vida de otros es la trama de ‘Reikiavik’, una obra escrita y dirigida por Juan Mayorga que llega al Palacio de Festivales el viernes. César Sarachu, Daniel Albaladejo y Elena Rayos protagonizan este montaje, nominado en la última edición de los Premios Max a Mejor Espectáculo de Teatro, Mejor Autoría Teatral y Mejor Dirección de Escena.

«'Reikiavik' es una obra sobre la Guerra Fría, sobre el ajedrez y sobre hombres que viven las vidas de otros y pone ante los ojos un tiempo de espías y refriegas, de pasión y romances. Y es una obra sobre seres que me son más misteriosos cuanto más de cerca los miro», explica el dramaturgo Juan Mayorga.

«Nos lanza un mensaje blindado sobre la imaginación histórica, contra el historicismo, sobre el teatro como linterna de lo humano. Sobre la inspiración y la ilusión, la pasión y el ejemplo como motores de vida», añade Mayorga, para quien esta obra recrea un acontecimiento épico de la historia del ajedrez, la disputa en 1972 del campeonato del mundo entre Bobby Fischer y Boris Spasski en la capital islandesa.

Sus personajes principales, dos de los cuales se llaman Waterloo y Bailén por las derrotas napoleónicas y el tercero tendrá que ganarse el nombre, se reúnen para jugar una partida «como siempre y como nunca» y van apareciendo otros personajes como Bobby Fischer, Boris Spasski, el árbitro alemán, el guardaespaldas islandés, la madre de Bobby, la segunda esposa de Boris o las novias que Bobby no tuvo. Finalmente, aparecerán 100 niños despidiendo a Boris puño en alto en el aeropuerto de Moscú, Henry Kissinger, el fantasma de Stalin, el Soviet Supremo, el caballo negro amenazando al alfil blanco, los padres ausentes, los campeones muertos en esta jugada en la que Bailén y Waterloo reconstruyen ante un muchacho el gran duelo de Reikiavik, el campeonato del mundo de ajedrez que allí disputaron, en plena Guerra Fría, el soviético Boris Spasski y el estadounidense Bobby Fischer.

Estos dos personajes «representan no sólo a Boris y a Bobby, sino también a muchos otros que movieron piezas en aquel tablero. No es la primera vez que Waterloo y Bailén hacen algo así, pero nunca lo habían hecho con tanta pasión. Porque lo que hoy buscan ante ese muchacho extraviado no es solo comprender por fin qué sucedió realmente en Reikiavik, qué estaba realmente en juego allí, quiénes eran realmente aquellos hombres que se midieron en esa partida, hoy, además, buscan un heredero», explica el autor.

Más Palacio

El Palacio de Festivales despide en enero la programación de invierno. Después de Reikiavik llegará el musical Matilda. Dirigido al público de educación infantil, primaria y secundaria, los alumnos de la escuela de artes escénicas del Palacio han trabajado en este musical sobre la historia de una niña inteligente a quien le encanta leer y aprender y a la que sus mezquinos padres no valoran. Más bien la desprecian por no ser el reflejo de su ordinariez y su desidia. Cansada de esta situación, la niña decide vengarse con ingeniosas y divertidas trastadas; pero ellos para deshacerse de su incómoda presencia la envían al colegio que dirige una perversa mujer. Los niños disfrutarán también en enero del concierto de Mastretta, con Marina Sorín (violonchelo y phonoviolín), Luca Frasca (piano), Coke Santos (percusión) y Nacho Mastretta (clarinete). El grupo encabezado por el músico cántabro presenta un show único, una apuesta para que los niños jueguen y disfruten de la música. La música clásica vuelve el 21 de enero con la Royal Scottish National Orchestra, dirigida por Peter Oundjian y la pianista Ingrid Fliter. Este conjunto sinfónico nacional escocés interpretará obras de los compositores Debussy, Manuel de Falla y Chaikovski.

Y Cesc Gay y su obra ‘Los vecinos de arriba’ cierra la programación 2016 del Palacio de Festivales, una temporada que ha destinado al público 36 espectáculos y 56 funciones. ‘Los vecinos de arriba’ es una comedia que reflexiona sobre las complicaciones de la vida en pareja.

TEMAS

Noticias relacionadas

Lo más

COMENTARIOS

©ELDIARIOMONTANES

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x