La vida sobre el alambre

Santander 14/02/2017 11:55 |0

De las dieciséis victorias del Racing esta temporada, trece han sido por la mínima

El racinguismo es algo que se vive intensamente. Reconocía Sigmund Freud haber sido "un hombre afortunado; en la vida nada me ha sido fácil". Algo así está haciendo el Racing esta temporada. Siempre sobre el alambre. Y, de momento, el riesgo le sienta muy bien al equipo de Ángel Viadero. De las 16 victorias cosechadas por el conjunto verdiblanco, trece se han producido por la mínima. Un gol de diferencia. Para quien tenga pensado apostar en futuros compromisos de los verdiblancos, el 1-0 o el 0-1 es un premio casi asegurado. El caso es que, con sufrimiento o sin él, el Racing marcha segundo en la clasificación, con la mejor puntuación de su historia a estas alturas de campaña en todos sus penares por la Segunda División B y a sólo dos puntos de un líder, la Cultural Leonesa, que a pesar de la última derrota circula a un ritmo endiablado.

ante el valladolid b

Un desplazamiento masivo podría abrir el José Zorrilla

Parece poco probable, pero el Racing no descarta aún jugar en el estadio José Zorrilla de Valladolid, el domingo, a las 16.00 horas. El club blanquivioleta ha enviado 1.500 entradas –al precio de diez euros– a Santander y en caso de que hubiera un viaje masivo de seguidores racinguistas el club pucelano estudiaría la posibilidad de que el partido, por motivos de seguridad, se celebrase en el estadio. En un principio, el choque está fijado para disputarse en el campo anexo, con aforo para apenas 750 personas. El Valladolid quiere que abrir el estadio le salga rentable, ya que la pasada campaña, el choque se jugó en el José Zorrilla y, aunque la previsión era mayor, los 500 aficionados verdiblancos desplazados no colmaron las aspiraciones blanquivioletas.

Solamente tres de los triunfos racinguistas se han conseguido con relativa tranquilidad. Todos ellos en la primera vuelta del campeonato. En la jornada 3, el Racing derrotó al siempre complicado Pontevedra en los Campos de Sport con goles de Coulibaly y Dani Aquino, de penalti. En el minuto 51 de partido, los cántabros prácticamente habían dado la sentencia. Algo similar a lo que ocurrió dos semanas después frente al Burgos, aunque en esa ocasión el suspense fue algo mayor. César Díaz adelantó a los de Viadero a la media hora de juego y, cuando más apretaba el equipo entonces dirigido por Paco Fernández, Samuel Llorca hizo el definitivo 2-0.

La última vez que el Racing venció por más de un gol fue en la jornada 8. En apenas diez minutos, el conjunto cántabro dio cuenta de Osasuna B, con tres goles casi consecutivos en el campo de Tajonar. Sin duda, el partido más plácido de toda la temporada. El 8 de octubre. Desde entonces, el riesgo y el sufrimiento han sido las notas dominantes.

En total, han sido nueve triunfos con un único gol racinguista y la portería propia a cero. Tres en casa y seis a domicilio. Nueve goles que equivalen a 27 puntos. Eficacia probada. En casa, el Racing se ha impuesto por un tanto a cero al Palencia (Dani Aquino), al Guijuelo (Dani Aquino) y el pasado domingo al Lealtad (Samuel Llorca). Partidos sufridos y de poco lustre, que terminaron con buena noticia para los verdiblancos.

A domicilio, el equipo cántabro ha mostrado un rendimiento prácticamente intachable. Con un marcador de 0-1 se marchó de Ferrol (Borja Granero), de Villaviciosa (Dani Aquino, de penalti), de Boiro (Dani Aquino), de Palencia (Santi Jara), de Pontevedra (Carlos Álvarez) y de Burgos (Abdón Prats). Los tres últimos desplazamientos se han saldado con ese resultado.

Los otros triunfos por la mínima, pero con más de un tanto en el marcador, fueron las remontadas en casa frente a Valladolid B (2-1) y Tudelano (2-1) y el loco encuentro de Mieres, contra el Caudal, que terminó con victoria racinguista por dos goles a tres. Todas ellas suman 16. Una menos que la Cultural Leonesa y las mismas que el tercer clasificado, el Celta B.

El lado positivo

La incertidumbre es el lado negativo de esta estadística. Es jugar con fuego y pasarlo mal, a veces, innecesariamente. Pero, por otro lado, para quienes ven el vaso medio lleno, está el hecho de que la efectividad, el aprovechamiento de los goles, es máximo. El octavo equipo más goleador del campeonato –con treinta tantos–, es el segundo clasificado. No está mal. Además, de momento, para el Racing marcar es sinónimo de, al menos, puntuar. Siempre que ha perforado la portería rival se ha llevado algo en el zurrón y la alta repartición de los goles ha hecho que sólo en cuatro encuentros se haya quedado sin marcar:Ponferradina (1-0), Coruxo (0-1), Arandina (0-0) y Celta B (0-1). Por cierto, tres de ellos, en los Campos de Sport de El Sardinero.

27

puntos ha sacado el Racing con sólo nueve goles, los de sus victorias por 1-0 o bien por 0-1.

Y, por otro lado, la fortaleza defensiva. Los números le quitan la razón a las sensaciones que muchas veces ha dado el equipo. Son trece los encuentros en que el Racing ha dejado su portería inmaculada. Más de la mitad de los disputados. Y el equipo cántabro, con trece tantos encajados, sigue siendo el mejor en este aspecto de las tres primeras categorías del fútbol nacional, solamente empatado con el líder del grupo II, el Albacete.

En definitiva, si el Racing, con estos números, no da la sensación de pasar por su mejor momento, es que el equipo de Ángel Viadero aún tiene margen de mejora. Sin duda, una buena noticia de cara a lo que viene de aquí en adelante. Los verdiblancos aún deben enfrentarse con algunos de los equipos más fuertes del grupo, como el Valladolid B, la Ponferradina y la Cultural Leonesa. Y, posteriormente, si se cumple el guión establecido, afrontar el decisivo play off de ascenso a Segunda División B. El momento clave de la temporada. Cuando todo el trabajo anterior tiene sentido o se va definitivamente al traste.

Con estos ingredientes, el actual Racing sigue siendo, con bastante diferencia, el mejor de los que han pasado por la Segunda División B. El problema es que tener a una Cultural Leonesa tan fuerte en su grupo, le impide ser ahora mismo líder de la categoría.

Son 54 puntos, tras la disputa de las primeras 25 jornadas de la Liga. Uno más, por ejemplo, que el primer clasificado del campeonato a estas alturas, hace un año. El Racing de Ferrol acumulaba 53, mientras que el equipo de Pedro Munitis marchaba en tercera plaza, con 44. Los cántabros, que a la postre fueron campeones, llevaban diez tantos más a favor y siete más en contra.

30

goles ha marcado el Racing esta campaña, cifra que le sitúa como el octavo más goleador del grupo.

En la campaña 2013-2014, con Paco Fernández en el banquillo verdiblanco, el Racing ya ocupaba un liderato que no iba a soltar. En una campaña bastante barata, 45 puntos eran suficientes para que los verdiblancos mantuviesen la cabeza tras 25 encuentros, aunque empatados con el Guijuelo. En el capítulo goleador, también eran 40 los goles marcados y 19 los encajados.

Más cerca andaría el Racing de Felines, allá por la temporada 1990-91. En aquel entonces, el conjunto cántabro –que acabaría como campeón– marchaba segundo, empatado a 35 puntos con el Alavés. Una cifra que, con el sistema actual de puntuación se traduciría en 49 puntos. Era otro fútbol bien distinto al actual y los verdiblancos tenían en su casillero, a estas alturas, 45 goles a favor y 22 en contra. Al final, tanto estos hombres, como los de Paco Fernández, consiguieron el ascenso. El auténtico camino a seguir.

Noticias relacionadas

Lo más

EN CONTEXTO
COMENTARIOS

©ELDIARIOMONTANES

Utilizamos “cookies” propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarle publicidad, contenidos y servicios personalizados a través del análisis de su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información y cambio de configuración..

x